¡Hagamos volar la imaginación!

Archivo de la etiqueta: Selina

– Debes ayudarme Bruce, eres el único que puede descubrir quién mató a Nancy, ella era una de mis mejores amigas, no merecía morir así.

Siempre la consideré una mujer fuerte, pero esta noche fría de llovizna, su cuerpo parecía querer diluirse en mis brazos, no paraba de llorar mientras me abrazaba.

-Te aseguro que los encontraré Selina, me esforzaré al máximo.

Era extraño, jamás pensé que Catwoman tuviese a alguien tan importante en su vida, cierto que conocía poco de ella, aunque tuviésemos esta relación tan extraña, a veces enemigos, a veces amigos, otras… amantes. Pero este favor era imposible negarlo, por ella, por cómo evidentemente sufría.

Me contó con detalles el lugar en donde habían hallado el cuerpo, no tuvo más información que esa, no tuvo más contacto con su amiga desde hace dos años, la quiso alejar de la vida criminal, al parecer conoció a un hombre del cual se enamoró, pero nada más, ni una carta, ni una llamada, solo su cuerpo inerte después de tanto tiempo.

Cuando llegué al lugar, noté que los policías como siempre habían hecho un desastre en la escena del crimen, Gordon no logra formar un buen equipo de criminalística, uno que sea organizado y meticuloso. Veo muchas pisadas, lugares removidos, no buscaban nada, tampoco encontraron nada, solo dejan desorden para justificar las horas laborales que gastan.

Nancy era una persona normal, lo único que manchaba su hoja de vida fue un arresto por robarse un bolso en una tienda, jamás la asocié con Catwoman, pero me confesó que le quería enseñar a robar, con tan mala suerte que resultó ser una mujer muy nerviosa y por ello se delató,  Selina no quiso seguir llevándola por el camino que ella escogió.

Escaneo el lugar, encuentro un rastro de sangre, este es el lugar donde cayó inerte. Las pisadas hacen que mi trabajo sea más difícil, pero poco a poco empiezo a deducir lo sucedido.

Una mujer sola no entra a un callejón por decisión propia, no hay signos de un cuerpo arrastrado, así que ingresó por sus propios pasos, la estaban siguiendo, quiso escapar con tal mala suerte de entrar a este callejón sin salida.

Las paredes muestran signos de arañazos, de desesperación, quería escapar y no pudo lograrlo, veo una salpicadura de sangre en la pared, alguien la golpeó contra el muro, signos de lucha en el suelo, la estrangularon en el forcejeo.

Encuentro algo muy particular, algo que se le escapó a todo el cuerpo policivo, la primera y al parecer única pista. Una escama, cualquiera pensará que en este basurero abundan las escamas y espinas de pescado, pero esta es diferente, es la escama de un lagarto, uno muy grande.

Debo encontrar a Waylon Jones “Killer Croc”.

“Killer Croc” es uno de los asesinos más crueles que pueden existir en Gotham, nació con una enfermedad que fue deformando su cuerpo al punto de parecerse mucho a un cocodrilo gigante, con fauces y escamas, su niñez fue muy dura, abandonado por sus padres, rechazado por la sociedad que le temía, no encontró más salida que el bajo mundo, tiene una personalidad agresiva y peligrosa, cuentan que a veces se come a sus víctimas. Dar con su paradero no será fácil pues se oculta en el alcantarillado de esta enorme ciudad, un lugar que conoce muy bien, detenerlo será mucho más complicado.

No puedo solo ir y entrar en las cloacas, es absurdo, son muy extensas y jamás llegaré a él, pero conozco alguien para quien trabaja que me puede decir su paradero actual. Por desgracia me veo obligado a interrumpir una investigación en contra de Oswald Cobblepot alias “El Pinguino”, es un pez gordo del bajo mundo que utiliza negocios legales para cometer crímenes de estafas, chantajes y muchos más, es un genio en lo que hace y muy pocas veces deja un rastro que conduzca hacia él.

Entro por el tejado, es una vieja bodega, muy pocos matones se preocupan por sellar el techo, su visión de esperar siempre quien entra por la puerta no les permite pensar en una tercera dimensión, es fácil tomarlos por sorpresa desde arriba, pero esta vez no, “El Pingüino” me esperaba, una semi automática comienza a disparar, está siendo controlada por medio de un software que detecta movimiento,  no creo que esté nervioso por la muerte de Nancy, a mi parecer, su negocio de contrabando de armas está a punto de llevarse a cabo, creo que llegué en un mal momento, se detendrá toda la operación y perderé la oportunidad de atraparlo, a no ser que lo convenza que no sé nada de aquello, que solo vine por “Croc”.

Esquivo las primeras balas, analizo en milésimas de segundos el punto débil del arma, un pequeño sensor conectado en el gatillo de esta, lanzó un batarang y lo destruyo, el fuego cesa. Pero ya están avisados los matones contratados.

Todos están alerta, siempre el miedo ha sido mi punto a favor, espero escondido, uso las sombras para desplazarme, han encendido las luces pero las destruyo con suma precisión, disparan al aire, estoy en todas partes para sus pobres mentes.

Uno por uno los voy deshabilitando, rompo un hueso, el dolor los paraliza, dejan de pensar, sueltan un grito que no espero que termine y lo apago abruptamente noqueándolo en el acto, me retiro rápidamente, poco a poco el miedo los empieza a paralizar, los desespera, quieren huir pero no pueden, saben que Cobblepot los mataría. Sus sentidos se agudizan, pero para su mala fortuna, cualquier ruido, cualquier movimiento los asusta y actúan sin pensar.

Cae el último, sé que “El Pinguino” debe estar en la oficina principal, me estará esperando tranquilamente, ocultando su nerviosismo, sabe que no tengo pruebas en su contra.

Estoy en el respiradero, noto que hay dos guardaespaldas armados con nueve milímetros, lanzo un batarang y destruyo las luces, aprovecho su desconcierto noqueo de una patada al primero, le quito inmediatamente el arma al segundo y lo duermo con una llave. Ahora solo estamos el y yo, lo agarro por el cuello de la camisa y lo levanto hasta mi rostro.-

–  ¿Dónde está? – No le digo quien, quiero que su mente vuele, que crea que le estoy preguntando por las armas, lo asustaré.

– ¿Dónde está qué? – Responde nervioso.

-“Killer Croc”. – Veo en su mirada el alivio, ha caído en mi engaño.

-¿No sé a qué vienes con eso yo n…? – Le doy un golpe en el estómago, no tan fuerte, no quiero que se desmaye antes de hablar.

-Ca… cálmate, escuché por ahí que se encuentra en las alcantarillas de la zona costera, es lo único que sé.

Miente, sabe que está ahí porque es donde le envía mensajes para que haga el trabajo sucio, pero sé que es cierto lo que me dice, nadie es tan rápido para vender a sus secuaces que este desperdicio de ser humano.

Lo golpeo en la cabeza, eso ayuda que quede un poco desorientado por algunos segundos, tiempo suficiente para salir por donde vine, para él, sentirá que soy irreal, que soy un mal sueño cuando no sepa cómo me esfumé.

La Zona Costera también es extensa, pero ha reducido considerablemente mi búsqueda. Subo al Batimovil, son las 3:00 a.m. ha esta hora no hay tráfico que me obstaculice el desplazamiento.

-Alfred, necesito el plano del Alcantarillado de la Zona Costera, ubícame zonas abandonadas que permanezcan la mayoría del tiempo secas. – Aunque “Killer Croc” parezca un reptil no lo es, buscará una zona abandonada y seca para instalarse.-

-Hay dos zonas señor Bruce, una queda cerca al desembarcadero. – Mucha gente y ruido. – La otra señor, es un viejo faro abandonado desde hace cinco años. – Lo encontré.

– Gracias Alfred.

-Espero tenerlo para el desayuno señor Bruce.

Me asombra lo optimista que puede ser Alfred, llego al faro, activo el modo silencioso del vehículo, es una nueva tecnología que hace que el motor y las llantas no produzcan ningún ruido. Veo una zona de desagüe, pero algo me dice que el viejo faro debería estar abandonado, ¿por qué hay una pequeña luz de una vela en la última habitación a lo alto?

Entro por la puerta, estaba cerrada por dentro pero no fue ningún problema, subo las escaleras sin hacer ruido, el lugar está bastante limpio, muy extraño para un asesino letal como “Killer Croc”, la última habitación se ve iluminada, la puerta está entre abierta, la abro con cuidado. Muy pocas cosas son las que me sorprenden y esta de lejos es la mayor.

Sentado en una silla de espaldas a mí está “Killer Croc”, el cuarto está iluminado por unas velas encendidas en una especie de altar, en este hay una foto de Nancy y “Croc”, ella le está besando su cara y el parece feliz.

-¿Sorprendido? – Me pregunta, sabía desde hace tiempo de mí presencia.

-¿Qué es todo esto? – Le pregunto sin moverme de la entrada, nunca se sabe cómo puede reaccionar un tipo tan peligroso como este, debo usar mi astucia y buscar un lugar más abierto que esta habitación para enfrentarlo si algo llega a suceder, pero parece que no tiene intención de atacarme.

-Ella me amaba detective, la única persona que me amó, está muerta. ¿Te sorprende verdad? ¿Que una mujer tan bella como ella se haya fijado en un monstruo como yo? Así son las cosas detective. Nos conocimos en extrañas circunstancias, la protegí de unos tipos que la querían violar, lo hice sin pensar, cuando me iba me agarró las manos, me dijo que no me fuera, que se sentía segura conmigo y nunca más me dejó, era mi felicidad y se ha ido , se ha ido.

-¿Qué sucedió? – Por primera vez en mi vida bajé la guardia ante Killer Croc.

-La asesinaron por mí detective, no quise hacer más trabajos, no quise volver a asesinar por ella, se lo prometí y mantendré mi promesa.

-Eso quiere decir que su asesino sigue vivo, ¿quién fue?

-Jonathan Crane, vino a que le ayudara en su último experimento, pero me negué, me dijo que me iba a costar muy caro, ese tipo vio dentro de mí, de mi mayor miedo, y por ello Nancy perdió la vida. Tiene algo grande en mente detective, pero no supe que era.

-¿Si lo atrapo, te entregarás?

– Solo si va a la misma celda que yo, no lo mataré, pero le haré pagar todos los días por lo que me hizo.

– !Hecho!

Me subo al batimovil, no dejo de pensar en lo sucedido, Jonathan Crane, conocido como “Scarecrow”,  no sé lo que está tramando pero lo detendré, lo haré por Selina y por la redención de Killer Croc, es increíble como un ser que sufrió el desprecio toda su vida conoció el amor correspondido.

3:45 a.m. y siento que la noche solo comienza.

Anuncios