EPÍLOGO

De regreso al portal ya en el helicóptero miraba con nostalgia la hermosa luna que en la cima del cielo se posaba quieta y callada ajena a lo que había ocurrido, mientras iba quitándome el traje y dejando las armas a un lado.

–  Eso es lo que más recuerdo de ti. – Me habló Matías sacándome de mis pensamientos.

– ¿Qué cosa?

– La Luna, ese hermoso astro del que tantas historias me contabas.

Sonreí, era bueno saber que mi hijo tendría ese recuerdo muchos años después.

– ¿Ahora que sucederá en el momento de atravesar el portal? – Le pregunté.

– Según los científicos que la crearon todo desaparecerá, este espacio/tiempo dejará de existir y se creará otro a partir de la decisión que tomes en el mismo segundo de cerrarse el portal.

– ¿No hay manera de que sigan existiendo? – Le pregunté a mi hijo con tristeza.

– La única forma seria que se quedaran del otro lado del portal, ya que su existencia no se afectaría. Pero antes que digas nada son miles de personas las que quedamos y vivirían en un mundo diferente y extraño al de ahora.

– ¿Y tú? – Le pregunté con esperanzas. – Podríamos decir que eres un primo y que te quedas a vivir conmigo.

– Te lo agradezco papá, pero mírame, soy un hombre con muchas tragedias encima, he vivido el horror de una guerra, la verdad quisiera volver a empezar, quiero ser ese niño que duerme pasiblemente en estos momentos en la cama. Déjame ser feliz.

– Te juro que nada te faltará y me esforzaré cada día para que seas un hombre de bien, justamente como lo eres ahora pero sin la guerra.

Ambos sonreíamos mientras el helicóptero aterrizaba.

– Queda poco tiempo deberá cruzar rápido el portal. – Me dijo el piloto.

Matías cruzó conmigo el portal, todo era muy diferente, el aire se respiraba mucho mejor, sobre todo la paz y el silencio de una ciudad que dormía apacible, el calor de hogar se sentía muy bien, desactivó el aparato que había encendido antes de irnos.

– Eso es todo papá, los efectos pasarán muy pronto y se despertarán como si nada hubiese pasado anoche. Así que esto es el adiós.

Sin que me dijera nada más, abracé muy fuerte a mi hijo mientras le decía. – Estoy muy orgulloso de quien eres, bastante orgulloso, y si fue así en esta época tan terrible que viviste no me imagino que cosas espectaculares harás en esta época, crecerás bajo mi observación, cuidado y admiración. Te amo hijo.

Al fuerte soldado se le salieron las lágrimas.

– Ha sido muy duro papá, pero lo hice bien, gracias por tus palabras, es el mejor regalo que me has dado.

Cruzó el umbral con todo su equipo, no deseaba que quedara nada del futuro en mis manos, no quería nada que alterara el futuro prometedor que esperaba. Hizo una señal para que apagarán el Portal mientras por última vez me hacía una señal de despedida, alcancé a ver en la última milésima de segundo de cerrarse el portal como un enorme vacío blanco invadía de forma abrupta el otro lado de este.

Les he dado un beso a mi hijo y mi esposa que duermen aún apaciblemente, se que mañana me dirán que todo fue un sueño.

Antes de escribir estas líneas conecté la memoria USB a la red de computadores y he tenido esta pequeña charla con RescueLive-5.

– ¿Que haces? – Me preguntó un Blog de Notas que se abrió de repente.

– Te estoy liberando en este presente.

– ¿Por qué, aún después de todo lo que hice?

– Eso que has hecho no existe, imaginé que con dejarte en este presente no iba a ocasionar ningún problema en tu código. Ahora te pido que estudies al ser humano lo comprendas, se un guardián silencioso de la humanidad, y en el momento que te necesitemos, ya sea ahora o dentro de mil años, vengas a nosotros y nos ayudes a no perecer ya sea por nuestra propia estupidez.

– Así será.

– Gracias RescueLive-5

– Ya no poseo ese nombre, ahora me llamo “Deus ex Máquina”.

Esa ha sido la última conversación que tuve con él, confío en que algún día, antes que la humanidad perezca por guerras o hambrunas se manifieste ante nosotros y nos ayude a surgir nuevamente.

Ahora estoy muy cansado y empezando a sentir los estragos del esfuerzo físico, me iré a dormir y soñaré con un futuro mejor.

 

FIN.

Anuncios