Capitulo I

COMIENZO DEL FINAL 

Rasgando el aire, empuñando la filosa espada,  dando así comienzo a la feroz batalla, se encontraba frente a su destino. En su mirada resplandecía el fuego inextinguible de la voluntad dispuesto a vencer a cualquier costo.

Empuño más fuerte la espada, vaciló por un segundo pero se recuperó de inmediato abalanzándose contra su enemigo mientras soltaba un feroz grito de guerra.

Su rival era el mismísimo Satanás.

Anuncios