¡Hagamos volar la imaginación!

Archivo mensual: junio 2012

Capitulo II

Todo en silencio, nos ubicamos detrás de las trincheras que los antiguos ocupantes del campamento habían hecho para enfrentarse a cualquier enemigo, aunque sabíamos muy bien que no funcionaba contra lo que fuera que enfrentábamos

No se que animal pueda tener esa fuerza pensé en ese momento, pero el cuerpo sin vida de Argel cayó a un metro de donde nos protegíamos, fue lanzado desde la espesura del bosque, dimos una ojeada rápida sin movernos de nuestro lugar para inspeccionarlo, estaba lleno de enredaderas, lo habían asfixiado hasta su muerte, aún tenía el fusil en sus manos con el dedo presionando desesperadamente el gatillo, parecía que aunque muerto aún temiera a lo que sea que lo haya matado.

– Mi Teniente, debemos salir de aquí cuanto antes. – Me sacó del trance la voz de Sarmiento, un valiente soldado raso que estuvo  en una emboscada de insurgentes siendo el único que había salido vivo de allí peleando con fiereza hasta que llegó la ayuda, jamás se daba por vencido y nunca le vi miedo en sus ojos, hasta esa noche.

Hice una señal, me pasó el radioteléfono.

– Anubis a base, Anubis a base, ¿base me copia?

-Aquí base, ¿Qué sucede Teniente?

-Hemos sido atacados, repito, hemos sido atacados, no sabemos que o quien, pero la zona no es segura, necesitamos extracción inmediata, tres hombres han sido asesinados, no hay heridos.

– Explíquese ¿como así que no saben quien ha sido el atacante?

– No hay tiempo para explicaciones, debemos salir de aquí cuanto antes, lo único que le puedo decir es que no hay señales de grupos insurgentes.

– Copiado Anubis, deben dirigirse al punto de extracción, en 20 minutos llegará el transporte, este ya ha sido enviado hacia allá.

El punto de extracción quedaba a 2km del campamento, es una zona segura para que el helicóptero aterrizara, de inmediato nos propusimos a salir de ese infierno, el problema era que 2km en una selva tan espesa es un camino difícil de recorrer y llegar en 20 minutos significaba que debíamos apresurar el paso.

Tracé la mejor ruta tomando de referencia el mapa que memoricé en la base antes de salir, cerca corría un arroyo y si lo seguíamos llegaríamos de forma rápida.

Hice una señal, todos salimos de la trinchera.

– Mi Teniente, ¿escuchó? – El más joven del equipo se dirigió a mí.

-No Suárez, ¿que has escuchado?

-Una voz mi teniente, me está hablando.  – Dicho eso Suárez se puso muy nervioso, miraba para todas partes, estaba sudando intensamente.

– ¿Suárez que sucede? ¡Suárez! – No escuchó mis llamados, como tampoco escuchó la orden de permanecer en su sitio, salió corriendo como loco gritando.

– Aléjate de mí, aléjate de mí. – Gritaba a todo pulmón.

Apareció algo de la espesura, una enorme enredadera lo atravesó desde la espalda, ensartado esta lo alzó sobre nuestras cabezas, una segunda enredadera lo atravesó cerca a la primera, Suárez emitía gritos de terror, soltó su arma.

-¡Mi Tenienteeeeee!

Fueron sus últimas palabras, luego las enredaderas lo separaron por la mitad, bañándonos en su sangre y vísceras.

Comenzamos como locos a dispararle a esa cosa, los impactos de bala destrozaron las enredaderas por la mitad pero el resto volvió a ocultarse en la maleza.

Salimos huyendo, corriendo con nuestra máxima capacidad hacia el punto de extracción, jamás ninguno de mis hombres se había enfrentado a algo así.

Lo extraño era que todos escuchábamos el mismo susurro mientras huíamos.


Si me hubiesen explicado esto cuando era joven, quizás hoy tendría más de lo que tengo, desgraciadamente crecí sin una figura paterna o materna que me explicara la importancia del tiempo, importancia que tarde descubrí.

¿Comprendes el tiempo?

Es una falacia el tiempo, este no existe, no existe el pasado, no existe el futuro, mucho menos el presente, ese segundo que dejas pasar desaparece en la existencia inmediata, es verdad que puedes ver fotos y vídeos que registran el pasado, hasta estas mismas palabras que quedan plasmadas, pero el momento de verlas significa un nuevo tiempo que pasa, este es efímero.

¿En verdad lo comprendes?

Vivir, crecer, amar, odiar, envejecer (si acaso logras hacerlo), hacen parte de la vida, pero la vida es el mismo tiempo, envejeces cada día, mueren células de tu cuerpo cada día, el minuto que pasa no volverá jamás, el tiempo es impío, desalmado, brutal, no perdona, no necesita hacerlo, vas muriendo, quizás hoy estés bien, mañana no, quizás hoy estés mal, mañana no, todo lo acaba, hasta los estados en tu vida, alegrías, tristezas, todo pasa por él, lo engulle todo, lo devora todo y no deja siquiera los despojos.

No puedes combatirlo, así logres el éxito te irás de este mundo, así alcances la fama, la gloria, la inmortalidad en tus obras, te vas a ir de todos modos, por eso lo debes comprender.

¿Cuanto tiempo tienes?

No dejes los proyectos para otro día, entiende que el día que no comiences es un día que no comenzarás, un día que se ha ido y no va a regresar disculpándose, se va para jamás regresar.

Por eso hay que vivir la vida, vívela, disfrútala, gózala, saboréala, todo es experiencia lo bueno, lo malo, el día, la noche, la tristeza, la felicidad, la amargura, el júbilo.

No quiero que ahora salgas a vivir la vida loca, no, has lo que quieras, trabaja, vive, cásate, lo que quieras, solo te digo que cada momento no volverá, vívelo y acéptalo, si es malo cámbialo, si es bueno consérvalo.

Si eres joven y lees este articulo, te doy solo un consejo, irte de fiesta sí, disfruta aprovechando tu juventud sí, pero toma un poco de ese tiempo que no volverá y desarrolla un proyecto de vida, lo que eres ahora es tu proyección a lo que serás en un futuro, pero puedes cambiar.

Sí, lo malo pasa, quizás te de cáncer, quizás tengas un accidente, todo es una probabilidad, pero los momentos buenos disfrútalos y si eres del porcentaje que no tiene nada grave de que preocuparse, entonces preocúpate por tener en un futuro (que te aseguro que no está tan lejos como crees) lo necesario para poder sustentar una familia, un hogar, un trabajo que te guste, haz algo con tu vida y debes comenzar ya.

El tiempo es tan implacable que desde que empezaste este articulo hasta ahora ha ido devorando tus segundos sin que siquiera lo notes.

¿Lograste comprender?

Si no lo hiciste, no me preocupo, se que el tiempo se encargara de enseñarte…


La luna llena brillaba intensamente, el cielo estaba despejado y se podía ver claramente el brillo de esta en las hojas de las Katanas, los dos Samuráis mostraban signos de agotamiento, sus Kimonos cortados y muchas heridas, algunas requerían saturación inmediata a riesgo de morir desangrados.

Yosiko líder del Clan se enfrentaba a duelo con aquél quien fue capaz de deshonrar su casa, tomando a su esposa como amante, pero sus ojos en vez de furia mostraban dolor, un dolor por el alumno querido a quien dejó entrar a su casa y enseñado las técnicas secretas del arte Samurái.

Kota, mucho más joven, vio el amor en los ojos de la mujer de su maestro, incapaz de rechazarla, cayó en la tentación y tuvo un romance con ella clandestino, prohibido y peligroso, ya que el castigo para aquella transgresión era la decapitación de la mujer y un duelo a muerte para el hombre.

Sora estaba atenta al duelo, lo presenciaba angustiada, su castigo era conocer el destino de sus amados, todo el Clan estaba reunido, los rodeaban en un amplio círculo para dejar que aquellos hombres combatieran sin que alguien los estorbara. Yosiko había dado una orden, aunque su casa hubiese sido profanada, aquel que diera muerte al otro tendría derecho a quedarse con la mujer, ya que era su alumno y el permitió que ese amor que desconocía llegase hasta esos límites. El Clan debería obedecer las ordenes si llegase a morir, o esperar que el decidiera que hacer con Sora, si llegase a vivir.

Una vez más los dos hombres arremeten con todas sus fuerzas, Yosiko aventajaba en su experiencia, en sus miles de guerras luchadas, Kota aventajaba en su agilidad y destreza que le otorgaba la juventud, además siendo el mejor aprendiz conocía cada movimiento de su maestro, las Katanas chocan, una chispa surge de tan terrible impacto, matar o morir, esa era la única regla  de la noche, uno de los dos saldría con vida o ninguno lo haría.

Sora le llevaba solo un año a Kota de edad, es la tradición que los hombres con poder y alto estatus desposaran a mujeres jóvenes para que estas tuviesen varios hijos aprovechando las bondades de la juventud. Por ello los amantes cayeron en la tentación, seducidos por el placer de la carne joven y vigorosa, pues Kota no conocía el calor de otras mujeres el día que la tomó.

El jadeo se hace más intenso, llevan un largo tiempo contado por nadie, las fuerzas ya están empezando a ceder, el brote de sangre en las heridas abiertas por el filo del acero se hace más abundante a medida que los corazones laten con más fuerza, los combatientes conocen esta situación, saben que la pelea está por terminar, lo deducen porque les queda poco tiempo para definirla o morir  por desangre, deben tomar la dolorosa decisión que ambos estaban evitando.

Se separan unos metros de distancia, ambos se posicionan tomando sus Katanas con las dos manos, el Clan se paraliza, todos se aterran al saber que usaran la técnica secreta, aquella que hizo de Yosiko una leyenda y que su querido alumno aprendió a dominarla tan bien o mejor que él, una técnica peligrosa, de poder, fuerza y precisión. Los únicos que la dominan  van a atacarse con ella.

Sus ojos se concentran en un punto de su contrincante, arrastran el pie derecho hacia atrás, con el cual en un despliegue de fuerza extrema salen disparados  el uno contra el otro, un grito de batalla emana de sus gargantas, es el fin para ambos o para uno de los dos.

A poco de chocarse ven aparecer una forma humana entre ellos, se percatan de que es Sora, quien con los brazos abiertos trata de detener el combate, se sitúa de frente a Kota y dándole la espalda a Yosiko, pero lo que ella no sabe es que la técnica no tiene marcha atrás, ambos intentan frenar pero ya es tarde, el impulso y la fuerza que llevan la hace infalible y mortal.

Sora es atravesada en el corazón por ambas Katanas, y luego estas atraviesan el corazón de los combatientes, Kota atravesó a Yosiko y Yosiko atravesó a Kota, los tres quedan atados por las mortales armas tan cerca, que sus pechos tocan a Sora.

Ella alarga su brazo izquierdo a Yosiko abrazándolo y su brazo derecho abrazando a Kota, sonríe mientras las lagrimas brotan de sus ojos escurriendo por las mejillas, Kota y Yosiko en su último aliento también la abrazaron, sus brazos se alargaron para abrazar tanto el alumno al maestro como el maestro al alumno, en señal de disculpa y perdón para así marcharse juntos al más allá, quizás en la otra vida exista un lugar para ese amor.

Todo quedó en calma, una suave brisa recorrió el lugar, esa noche el Clan lloró la muerte de los tres amantes.

 


Jay Jay es un hombre apuesto, siempre ha sido así, cabello rubio, ojos azules, cuerpo fornido pero no exagerado, tez blanca, su belleza lo ha hecho merecedor de premios sin necesidad de concursar, ha trabajado en innumerables películas, todos lo aman, y posee mucha riqueza.

Hay dos cosas que igualan su belleza, son su fortuna, y el peor gusto que puede tener un hombre por las mujeres. Su novia Gertrudis Gastritis Flatula (Es en serio así se llama) es tan horrible como su nombre, es muy fea, demasiado fea, participó en un concurso de feas  perdió por fea, más fea que pegarle a la mamá el día de las madres, es tan horrible que la confundieron con un tumor al nacer. Tiene problemas para entrar o salir de los Zoológicos y los Circos, sus dientes amarillos (los pocos que le quedan) tienen un olor por el sarro que desprenden insoportable, las verrugas que adornan su rostro la hacen parecer más vieja de lo que en verdad es, los vellos de su piel son gruesos y abundantes, por lo menos se depila pareciendo una ardilla afeitada, desprende un olor corporal que ha hecho huir a los zorrillos, tan horrible que fue estudiada por científicos de la Nasa pensando que era una especie alienígena. Pero su fealdad solo se compara al inmenso amor que siente Jay Jay por ella.

Un  día la amorosa pareja caminaba tranquilamente por un sector concurrido de la ciudad, su amor los hacía muy felices, pero ese día Jay Jay le iba a demostrar a ese moco, cuanto la quería.

Alguien tropezó a Gertrudis Gastritis Flatula, y se escuchó una voz que decía.

– Lo siento niña, no la vi.

Jay Jay volteó a mirar a aquella vil agresora a los ojos y le respondió.

– ¿Con que no la vio, eh? ¿Que está queriendo decir? ¿Que es tan fea que la ignoró? ¿Que es tan fea que nisiquiera es digna de que alguien como usted la mire?  ¡Respondame!

La ancianita miró hacía ambos lados haciendo un gesto para calmar al iracundo novio.

– No, no, señor no malinterprete las cosas, simplemente iba distraída y no vi a la señorita.

Jay Jay entró en cólera.

– ¿SEÑORITA? ¿Está queriendo decir que es tan fea que jamás un hombre en su sano juicio podría tocarla? Esto es un insulto, esto es una transgresión, usted vieja desgraciada va a pagar por esta humillación que le ha hecho pasar a mi querida novia.

– Gertrudis, lo tomó del brazo y lo miró a los ojos con ese único ojo desviado, pues era tuerta y visca. Lo miraba como diciéndole, defiende mi honor, bueno eso él así se lo tomó, ya que en realidad lo que pedía era que la llevara al baño ya que como siempre iba cada media hora a hacer del dos.

Jay Jay, al ver esos ojos de Rinoceronte Embalsamado se molestó mucho más, esos tiernos ojos (para él) no deberían sentir tristeza jamás.

Tomó a a la anciana de la blusa, la alzó y luego la lanzó con fuerza a unos 110 metros de distancia, pues Jay Jay era campeón de Judo, Ninjitsu, Capoeira, Aikido, Karate do, Karate tres, Kun Fu, Jet Kun Do, Kick Boxing y otras clases marciales que ahora mismo se me escapan, pero todas mortales.

La ancianita cayó pero de inmediato se incorporó, esas señoras de los tiempos de antes un lanzamiento así no es problema, pues tiene huesos muy fuertes, Jay Jay corrió hasta ella a gran velocidad y le propinó un gancho tan tremendo que le sacó la chapa volando y las polleras se le voltearon, saliendo disparada por los aires, no contento con eso pues su ofensa aún no había sido vengada, Jay Jay saltó y atrapó a la ancianita en el aire, la tomó por la cintura con su piernas y le hizo un ULTRAHIPERMEGATRONSUPLEX cayendo estrepitosamente contra el suelo haciendo retumbar la ciudad por completo.

– Espero que con eso aprenda. – Le dijo Jay Jay a la malograda ancianita, que se levantaba con ayuda de los transeúntes que vieron el espectáculo, lo bueno es que la ancianita solo sufrió una triple factura en la uña del dedo meñique del pie derecho.

Jay Jay, el héroe, tomó a su cosa o como quieran llamarle, la subió en brazos a su Lamborghini Gallardo, arrancó quemándo llantas mientras que ella lo miraba con ojos de admiración y amor. Juntos se perdieron en el atardecer de ese día.

Jay Jay había cumplido como hombre al defender la honra de su Manatí hermoso…


Capítulo IV

Estoy despierto, abro poco a poco los ojos, me duele el cuerpo, hago un análisis rápido de la situación, me encuentro en Zion, me alcanzaron a traer, en algún momento de lucidez pude tener la suerte de salir de la Matrix, me incorporo de la camilla, me siento pesado, aún me duele el abdomen, aunque no tenga heridas por haber sido disparado dentro de la Matrix, mi cerebro no reconoce la diferencia y es por ello que sigue creyendo que está herido, esta es la razón por la cual se puede morir dentro de ella, el cerebro aniquila al cuerpo cuando registra sensaciones similares de agonía, fueron muchos años de estudio de las máquinas para lograr tal hazaña, por eso es tan importante, ya que es un mundo más, un lugar en el cual se puede vivir y morir.

Desde que el Arquitecto y Neo pactaron la paz, este se ha encargado de hablar con cada uno de los nacidos dentro de ella, les ofreció la oportunidad de conocer la realidad y luego les preguntó lo que decidían, quedarse pastilla azul, irse pastilla roja, muchos asustados con el cambio prefirieron seguir viviendo en el mundo de fantasías y por ello es que debemos cuidarlos ya que van como ciegos ignorando la inmensa realidad, El Oráculo estuvo de acuerdo en la forma como se seleccionaron los que salían ya que podría ser dañino para la nueva Zion que personas con problemas de adaptación se integraran a esta.

Aquello que no nacen dentro de la Matrix, cuando alcanzan una edad madura, se les pregunta lo mismo, si quieren conocerla o no, con un procedimiento quirúrgico se les conecta y el aprendizaje es igual, se les descarga el software que deseen aprender para así adaptarse a esta.

Inconscientemente busco a Scythe, se que no se encuentra cerca ya que ella pertenece a Zero One, únicamente nos encontramos en la Agencia de Policía Matrix (A.P.M.), cada uno con sus respectivas ordenes, somos un puente entre Zion y Cero One.

Me levanto, me quito los cables que me unen a las máquinas, un pitido de alerta suena y de inmediato entra un médico, me ve de pie y sale del cuarto sin decir palabra, segundos después entra el director de la A.P.M.

– Tenemos que hablar. – Me dice, ni siquiera me pregunta como estoy.

Un hombre alto, fornido, la edad ya le está dejando entrever una  futura y prominente barriga, tez morena, ojos cafés, mi amigo y mentor, él fue quien me entrenó y ayudó a ingresar a la A.P.M.

– ¿Cuánto tiempo llevo aquí?

– Desde que logramos traerte con vida de la Matrix han pasado 3 días, pero estuviste en coma por uno allá dentro, casi que no logramos sacarte. Agradece a tu compañera no se lo que hizo para que reaccionaras el tiempo suficiente fue mínimo.

– ¿Lo que hizo? ¿Qué hizo?

-Pregúntaselo tú mismo, ahora no tenemos el tiempo para discutir eso, el verdadero problema está en que nos solicitan en Cero One, dicen que es urgente que vayamos a hablar con las máquinas, como debes comprender hay una confusión entre ellos, su máximo líder ha sido asesinado y no saben en quien confiar. El Programador pidió que  fuéramos, ya que te consideran  la reencarnación de Neo, el salvador de Matrix y Cero One.

Me di un baño, el agua estaba fría, me gusta bañarme así ya que me despierta, me duele en el área donde recibí el impacto, mi cerebro aún no se sobrepone de la herida, nunca había recibido un disparo, los que sí lo han hecho dicen que la sensación desaparece entre 2 o 3 días, yo espero que sean horas. Por fin tengo tiempo para meditar y aclarar la situación, el hecho de que me llame el Programador quiere decir que están asustados y desesperados, el junto al Arquitecto y Modelador son los gobernantes de la Matrix, comandados por el fallecido fueron sus creadores, aunque Programador y Modelador  tenían rangos más bajos de mando. También caigo en cuenta que voy a conocer en persona a Scythe, es una sensación extraña, entre emocionado y nervioso, como si fuera una cita. Claro está que asumo que es por la curiosidad que me produce saber como es en el mundo real.

Me espera la nave, El Nabucodonosor II, gran velocidad y maniobrabilidad, mejorado con la tecnología de las máquinas la hacen una nave formidable en combate, aunque por suerte jamás ha sido usada para ello. El viaje es tranquilo, aún se ven las ruinas de la guerra pasada, poco a poco Zion ha ido creciendo, como también el reino de las máquinas, dentro de pocos años se unirán en una sola ciudad, es la voluntad de las máquinas y humanos. También se está trabajando en la recuperación del cielo, en volver a ver el sol y la belleza de este planeta.

Llegamos a un majestuoso edificio, muchas máquinas nos esperan, aterrizamos y de inmediato procedemos a bajar, me viene a recibir mi compañera, me sorprendo, no puedo creer lo hermosa que es.

… Offline Connection…