Capitulo III

No se cuantos años tengo ya que nací dentro de la Matrix y esta no lleva registros cronológicos de los seres humanos que en ella se incuban, aparento estar entre los 30 y 35 años, estoy en forma y puedo perseguir por horas a un Agente, jamás ninguno a escapado de mí, menos de Scythe, ella tiene la habilidad de una mujer más joven que yo, su cuerpo está programado especialmente para este tipo de situaciones, donde la habilidad física prima de la intelectual, se ve como una joven de 25 años, piel blanca, cabello largo oscuro, lleva un traje enterizo negro, a diferencia de mí que me gusta vestir con chaqueta y pantalones, teniendo ambos el gusto por el mismo  color , me gusta mucho el  negro, ella está muy bien definida físicamente si saben a lo que me refiero, aunque no la veo como un ser humano, puede aparentarlo pero se que es una máquina fuera de la Matrix que a diferencia de los Agentes no es un software que existe únicamente aquí dentro de esta, jamás la he visto pero si  a sus iguales y no tienen nada de forma humana, lo único que la delata como máquina son sus hermosos ojos azules intensos, casi brillantes. Zion y Cero One pactaron que seria mucho mejor mantener la forma humana para no crear un caos de identidades, las máquinas interactuar con seres diferentes a ellas mejor que los humanos.

El Agente emprendió la fuga, va corriendo sobre la pared derecha del callejón, es una buena estrategia ya que al despreciar la fuerza de gravedad no tiene que esquivar los elementos que sucumben a ella, como contenedores de basura. No se en que lugar se encuentre ahora mismo Scythe, pero se que aparecerá en cualquier momento tomándolo por sorpresa, mientras, necesito que se enfoque en mí. Se acaba el largo del callejón, al final la calle, el Agente salta atravesándola horizontalmente, hago lo mismo, caemos en la pared del callejón siguiente, la cual es la de un edificio como la anterior, cambia de rumbo se dirige a lo alto, deduzco tres posibilidades, uno, debe confiar mucho en su destreza para escapar de mí a simple vista ya que arriba no hay lugar donde esconderse, pero si hay espacio para saltar y correr, dos, tiene una ruta de escape, tres, me está preparando una emboscada.

Sale él primero, detrás voy yo muy cerca, no veo a nadie más, los edificios hacen una excelente plataforma para poder saltar y ampliar distancia, veo que ya está al borde de la azotea, se prepara a saltar al siguiente edificio, en ese momento aparece Scythe en el borde, lo esperaba escondida, lo agarra de una pierna, se logra soltar pero se desestabiliza, alcanza a llegar al otro edificio pero no cae de pie, también salto es mi oportunidad.

Llego hasta donde el está, sabe que no hay marcha atrás, o se rinde o lucha, debo esperar lo segundo porque ninguno de ellos se rendirá jamás. Me va a atacar, mueve el músculo de la pierna derecha, se que es una patada mucho antes de que esta llegue, lo bloqueo, veo un movimiento en el hombro, viene un golpe con el puño, lo bloqueo, gira el pie, va a dar una patada giratoria, le doy un golpe en la espalda cuando veo la oportunidad, cae boca abajo, Scythe, no se entromete sabe que nadie puede contra mí, no se inmuta en hacerlo. Se levanta, ahora lo observo mejor, blanco, cabello rubio, no veo sus ojos por sus lentes de sol, de nuevo ataca, se impulsa hacia mí con el puño cerrado, le agarro el brazo, hago una llave y lo inmovilizo, verifico rápidamente si tiene armas. No, está limpio, y no es común en un Agente.

– ¿Quien te envió? – Le pregunto de forma amenazante.

– No eres rival para él. – Es lo único que me contesta.

Miro rápidamente su mano tiene una 9mm con doble cañon, no entiendo de donde la ha sacado, este tipo de armas está desarrollada para que sea más díficil esquivar la letal bala, y en serio que es así, estoy muy cerca no la puedo detener, miro a  Scythe, veo en su rostro el miedo, también el arma la ha tomado por sorpresa, veo las balas lo único que puedo hacer es mover un poco mi cuerpo para que hagan el menor daño posible. Voy cayendo, el Agente se coloca el arma en la cabeza y dispara, caigo, observo sorprendido que desaparece sin dejar un humano como vehículo, ningún agente tiene la capacidad de hacer eso. ¿De donde salió el arma? ¿Como pudo transportarla sin haberme dado cuenta? ¿Porque no tenía a un ser humano como vehículo? Me saca de mis pensamientos el grito de  Scythe.

– DARKER!

La miro, veo su boca moviéndose tratando de decirme algo, todo se nubla, viene la oscuridad… No se cuanto tiempo pasa, pero siento la brisa golpeando mi rostro, se que es ella llevándome a la Agencia. Dejo de pensar en mí, uniendo en mi mente lo acontecido esta noche, deduzco quien es el asesino, me parece increíble pero no cabe duda alguna, ahora solo quedan los motivos y su ubicación. Dejo que mi cuerpo se relaje y descanse, en este momento se que ella es el único ser capaz de salvarme la vida.

Luego si logro sobrevivir, tendré que ir donde el Merovingio, solo él puede saber la ubicación exacta del Agente Smith.

….. Offline Connection…

Anuncios